Juana, el Papa que fue mujer

Hoy, un amigo me ha recomendado escribir sobre un tema que presenta ciertas dudas a la hora de creer en su existencia o no. Veréis, según una leyenda medieval, allá por el año 854, tras la muerte del Papa León IV y antes de Benedicto III, hubo un Papa, o bueno, Papisa, es decir, una mujer ejerciendo la función del Santo Pontífice. Y esa, supuestamente, fue Juana.

Cartel de la película sobre la Papisa Juana
Juana nació en Ingelheim am Rhein, cerca de Maguncia, en el año 822. Hija de un monje llamado Gerbert enviado a los países sajones para difundir el Evangelio, Juana tuvo una infancia rodeada de religiosidad y erudición, por lo que pudo acceder al estudio, aspecto impensable prácticamente en esa época para cualquier mujer. Puesto que sólo la carrera eclesiástica permitía continuar unos estudios sólidos, Juana entró en la religión como copista bajo el nombre masculino de Johannes Anglicus o Juan el Inglés. Allí, quedó prendada de uno de sus maestros y monje de la orden Benedictina y decidió viajar junto a su amado hasta Atenas, eso sí, disfrazada con un hábito de monje de esta orden.

Así, antes de llegar a Atenas, Juana fue viajando de monasterio en monasterio, visitando diversos lugares, como Constantinopla o, incluso el país francés, en aquella época, Germania. Pero, no llevaban un par de años en Atenas cuando su amado falleció víctima de unas fiebres. Fue entonces cuando Juana se refugió mucho más aún en el estudio, lo que hizo que fuese objeto de consultas, fruto de su conocimiento y sabiduría. También decide no abandonar los hábitos, tanto por su amor al querido difunto, como por el hecho de sentirse mas cómoda con esa ropa. 

Fue entonces cuando Juana decidió viajar a Roma. Así pues, en 848, llegó a Roma donde su virtud y gran inteligencia le facilitaron la entrada a la universidad, ocupando una cátedra durante algún tiempo y enseñando el Trivium (gramática, retórica y dialéctica o lógica). Posteriormente, pasó a ocupar el honroso cargo de notario de la curia romana o curia vaticana. Juana era consultada a cada instante, por que sabía aconsejar de una forma tan sensata como prudente.

En Roma, Juana llegó a deleitar a filósofos, cardenales y teólogos con su enseñanza, por lo que su fama creció. Así pues, Juana no sólo tuvo iglesia propia, sino que al tiempo fue nombrada obispo y, en no mucho tiempo, la nombraron cardenal.

Y llegamos a mediados de julio de 855, el Papa León IV fallece y Juana es elegida Papa bajo el nombre de  Juan VIII (o Benedicto III, según otras teorías). Hay testimonios que cuentan que, durante un tiempo, la mujer Papa llevó a cabo sus tareas bastante bien y sin levantar sospecha alguna acerca de su verdadero género. No obstante, la Papisa se rodeó de hermosos pajes adolescentes, lo que llevó a lo más previsible: Juana se enamoró de uno de ellos y acabó quedando embarazada.

Al principio pudo ocultar su estado, pero a medida que pasaban los meses, su estado se iba haciendo más evidente, por lo que comenzó a disminuir sus apariciones en público. Si no se hubiera dado ninguna circunstancia desafortunada, Juana hubiera conseguido mantener el embarazo oculto. Sin embargo, no fue así. Cuando llevaba un mes sin aparecer en público (ni siquiera en las ceremonias oficiales), el pueblo romano comenzaba ya a murmurar y además se aproximaba la fiesta del Corpus Christi, Juana veía ya muy próximo el momento del parto.

Juana tuvo que asistir obligada a la larga procesión del Corpus, ocultando su enorme vientre bajo los paramentos papales. Dicha procesión iba del Coliseo a la Iglesia de San Clemente. Según cuenta la leyenda, pasó lo peor que podía pasar: Juana se puso de parto en mitad de la procesión y dio a luz un bebé:

"Cabalgaba el papa Juan VIII al frente de la procesión que había partido a la basílica de San Pedro y se dirigía a la iglesia de san Juan de Letrán, cuando de pronto se sintió indispuesto y calló de la montura, corrieron los testigos a socorrer  a su santidad, pero el susto se convirtió en indignación al contemplar un espectáculo increíble.
 Por entre los pliegues de la ropa papal surgió algo fantástico que vinieron de creer que se trataba de un milagro enviado sin duda por Dios para recompensar a quién tanto había hecho por los cristianos, eso pensaron algunos ingenuos al principio, al ver asomar un bebe de tez sonrosada debajo de la ropa, que comenzó a lanzar fuertes chillidos, bien se veía que estaba hambriento

Cuando la multitud de personas que asistían a la procesión se dio cuenta de que no había ningún milagro y que el Papa no era Papa sino Papisa, se enfurecieron muchísimo. De hecho, al comprender que había sido engañados por una mujer, la ataron allí mismo de los pies a su propio caballo y la arrastraron por las calles (que no estaban pavimentadas aún) de Roma. Cuando el equino regresó al punto de partida, los romanos que se habían quedado esperando, se habían surtido de una cantidad de piedras suficientes para lapidar brutalmente a la joven hasta matarla. Fue enterrada en este mismo lugar junto a la inscripción: "Petre pater patrum papissae prodito partum".

Sin embargo, hay otras versiones del fallecimiento de la Papisa Juana. Según otras fuentes, Juana falleció a consecuencia del parto y fue enterrada en el lugar donde falleció, es decir, igual que la versión anterior. Y otras fuentes establecen que, tras el parto, Juana fue destituida e hizo penitencia durante muchos años. 

En cuanto a la criatura que dio a luz, también hay varias versiones acerca de su historia. En una primera versión, el bebé fallecería, bien por el parto o bien en manos de los sacerdotes que lo ahogaron y después enterraron junto a su madre, erigiendo una capilla pequeña con una estatua de mármol alusiva. Otra variante establece que un alma caritativa recogió y educó al niño para convertirle, más tarde, en un fraile de verdad que pudiera rezar por la salvación de su madre. Una tercera historia contaría que el niño llegó a ser Obispo de Ostia y enterró ahí a su madre tras su muerte. Y, la última variante es que el bebé no era niño, sino una niña, llamada Agnes (en unos testimonios) o Gilberta (en otros).

Fuentes:

6 comentarios:

  1. Curiosa historia. Nunca había oido hablar de ello, ni siquiera de la película, pero la verdad es que es muy sorprendente.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco lo conocía. Curioso.

    Otro misterio más de los miles que la Iglesia no quiere que se sepan.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, para eso está puesto, para que opine todo el mundo, tanto los que tengan una opinión hacia un lado o hacia otro. Todos somos libres de pensar no¿? Vimos parte de la película y hay un momento en el que uno dice... si Dios nos ha dado la lógica debemos utilizarla y estudiar, porque si la utilizamos y utilizamos la sabiduría llegaremos a el, y si no la utilizamos... será por falta de Fe. Yo pienso que por esto mucha gente que está apegada a algunas religiones es contraria a la ciencia y el conocimiento, porque en realidad tiene falta de Fe, y piensa que si aprende un poco mas dejará de creer. Bueno, esto llevaría a un laaaaaaaaargo debate.

    ResponderEliminar
  4. Para eso está este blog, para que cada uno de su punto de vista de las cosas, independientemente de lo que crea uno o deje de creer.

    Ayer en la película, Johanna (o Juana) le responde a uno de los clérigos lo siguiente: la mujer nació de la costilla de Adán, mientras que el hombre fue modelado con arcilla; Eva mordió la manzana porque quiso aprender algo más mientras que Adán mordió cuando Eva se lo dijo; la mujer es superior porque siempre que hace algo, lo hace para aprender algo nuevo, mientras que el hombre lo hace para llegar a superarla.

    Eso me hizo pensar que en aquella época (y en muchísimos casos actualmente) la mujer podía superar cualquier obstáculo, pero la mano masculina no dejaba que hiciera nada. Bien por sentirse superior o bien porque la mujer puede llegar a dejar a algunos a la altura del betún. Pero no me extiendo, que sino... Jejeje!! :)

    ResponderEliminar
  5. Aclaración:

    Acabo de terminar de ver la película (o miniserie) "La mujer Papa". En el film le dan un punto de vista digamos alternativo (ahora ya no sé cuál sería el final de este personaje pero, creo que no es el acertado el que nos presentan en la película): Juana da a luz durante una procesión durante el tiempo de Pascua; muere durante el parto y el bebé también; el padre de la supuesta criatura sería el primer amor de Juana y no un paje del "Papa", por lo que dicho primer amor fallece en una emboscada durante la mencionada procesión y no a causa de unas fiebres.

    A partir de aquí, que cada uno se monte su final...

    ResponderEliminar
  6. El principio de la miniserie está mas o menos bien, pero el final... a mi parecer deja mucho que desear

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...