Google+

Escenas de cine (V): De ilusión también se vive (1947)

Quería felicitar las navidades a todos los que siguen este blog, a los que forman parte de él, a los que se esfuerzan por hacer buenas entradas, o simplemente a los que las proponen o pasaban por aquí. Y es que esta entrada es una de las que nos han propuesto para "escenas de cine", y creo que este era el momento adecuado para publicarla y felicitar las navidades. La recomendación ha sido de Luis M.G.M.

El otro día, como todos sabemos, fue el día de la salud y el amor, porque lo que es dinero... no nos ha tocado nada de nada, pero ni falta que hace, nos hubiera gustado, pero hay cosas mucho mas importantes que el dinero. Y es que en estos tiempos de crisis, se respira un ambiente que hace que pensemos que lo más importante en el mundo es el dinero, y en verdad no es así. Como ya he dicho antes, hay cosas en el mundo mucho más importantes que el dinero.

Los seres queridos, la salud, la esperanza, la ilusión... y es que esta escena que os traigo hoy, habla un poco de eso, de que en esta época más que nunca hay que luchar por lo que queremos, tener esperanza, ponerle ilusión, apoyar a los nuestros, y ayudar a salir adelante a quienes más lo necesitan. Darnos cuenta de que tenemos que estar agradecidos con lo que tenemos, que seguramente podríamos estar mejor, pero que también podríamos estar mucho peor. Que no nos gusta estar en crisis, en paro, con los estudios cada vez más caros, las facturas también, sin podernos ir de vacaciones, sin poder salir a tomar algo las veces que querríamos, sin hacer cenas de Navidad, gastando lo menos posible...., pero realmente quejarse de todo esto, y de otras cosas bastante menos superficiales, mientras no falte lo básico... Por desgracia a mucha gente le está empezando a faltar, pero... salgamos adelante todos juntos, ayudemos en lo que podamos, y que si tenemos que repartir menos entre más gente, no dudemos en hacerlo. A veces quien más da es quien menos tiene, quizás por eso este país destaca en solidaridad. Feliz Navidad.

video

Escenas de Cine (IV): Blancanieves (1937)

Hoy quisiera hacer una entrada para la sección Escenas de Cine y, por ser la primera y ser la que he escogido, dedicársela a mi hermana pequeña, Mentxu. Ella sabrá perfectamente por qué se la dedico. Recuerdo esas tardes en Ávila y en Madrid, junto a nuestro abuelo viendo esta película. Momentos que se te quedan grabados en la memoria y que jamás puedes olvidar...

La escena en cuestión es de la película de Disney, Blancanieves. Como todo el mundo sabe, Blancanieves fue el primer largometraje de la factoría. Varias generaciones han disfrutado de esta mágica historia y sus inolvidables personajes. 

Cuando el espejo mágico le revela a la reina que Blancanieves es la más bella de todas, ésta debe huir al bosque, donde conocerá a los entrañables siete enanitos: Sabio, Mocoso, Gruñón, Feliz, Tímido, Dormilón y Mudito. Es en esta escena cuando Blancanieves se presenta a estos siete diminutos personajes y ellos a la princesa. Y es aquí cuando les convence para dejar que se quede y se esconda de la malvada reina. Para ello, les habla de sus aptitudes hogareñas:  lavar, coser, barrer y, por supuesto, cocinar. 

Aquí es donde quería llegar, a la escena que viene a continuación: la escena del "puchero gallego". Espero que os guste y os traiga tan buenos recuerdos como a mi hermana y a mi. ¡¡¡Feliz tarde de sábado!!!

El Dibujante (V): Edipo

Edipo, protagonista de una de las tragedias más célebres de la literatura griega, ha servido de inspiración a escritores, pintores y músicos a lo largo del tiempo.

Hijo de Layo y Yocasta, Reyes de Tebas, en el momento de su nacimiento, el oráculo, anuncia que mataría a su padre y se casaría con su madre. Para evitarlo, el rey de Tebas abandona a su hijo, perforando sus tobillos y atravesándolos con una correa para que nadie se hiciera cargo de él. Sin embargo, no muere, sino que es encontrado por unos pastores y criado por el rey de Corinto, que le pone por nombre Edipo, que significa "pies hinchados". Una vez llegada a la adolescencia, Edipo sospecha que Polibo, Rey de Corinto, no es su padre, y decide acudir al oráculo de Delfos para salir de dudas. En el transcurso de este viaje, Polifontes, heraldo del rey de Tebas, al pedir paso para su Señor y no ver atendido su requerimiento, mata a uno de los caballos de Edipo. Éste, encolerizado, da muerte al criado y a Layo, con que queda cumplida la primera parte de lo que predijo el oráculo. 

Al llegar a Tebas, se encuentra con la esfinge, monstruo mandado por Hera para castigar al Rey Layo, atormentando su ciudad. La esfinge devoraba a los viajeros que no lograban dar con la solución a sus acertijos. Solía preguntar: 
"¿Cuál es el ser que anda ora con dos, ora con tres, ora con cuatro patas y que, contrariamente a la ley general, es más débil cuantas más patas tiene?"
Había también otro enigma: 
“Son dos hermanas, una de las cuales engendra a la otra y, a su vez, es engendrada por la primera”. 
Edipo y la esfinge (1864).
Gustave Moureau
Pero Edipo sí consigue dar con las respuestas, por lo que la esfinge, despechada, se precipita desde lo alto de la roca en la que estaba posada. 

En otra versión más antigua, todos los días los tebanos se reunían para resolver en común el enigma pero jamás lo conseguían. Y al término de la reunión, la esfinge devoraba a uno de los habitantes. 

Los tebanos, en agradecimiento por librarlos del monstruo, le dan en matrimonio a la viuda de Layo y lo nombran Rey. Así, se cumple la otra parte de lo que había predicho el oráculo.

A continuación, Tebas sufre una plaga que, según el oráculo, no cesará hasta que el asesino de Layo pague por su crimen. Edipo trata de averiguar quién es el culpable para terminar con la peste, y manda llamar a Tiresias, que presenció la muerte del Rey. Se da la casualidad que es el mismo criado al que Layo encargó abandonar a Edipo.

Al final, se acaba sabiendo que es hijo de Layo y Yocasta y que es él el asesino que andaban buscando. Al saber de la noticia, Yocasta se quita la vida y Edipo se quita los ojos con los broches del vestido de ésta.

Aunque hay que decir que cada autor ha introducido las variantes que consideraba más convenía al relato, a grandes rasgos, ésta es la tragedia de Edipo. A pesar del tiempo transcurrido, sigue siendo una gran historia o por lo menos para mi. Muchos son los pintores que se han dejado seducir por el tema. Principalmente, se suele representar a Edipo "enfrentándose" a la esfinge. Así, aparece en algunas vasijas griegas que han llegado hasta nuestros días y, en tiempos más recientes, en obras de pintores como Gustave Moreau, Jean-Auguste Dominique Ingres ─en una obra de juventud lo representó en una de las más reconocibles versiones del tema─, Françóis-Xavier Fabré o Chirico. En otras ocasiones, se representa a Edipo al lado del cuerpo de Yocasta, una vez que ésta se ha quitado la vida, o a Edipo ciego, ya en el destierro de Tebas, acompañado de su hija Antígona.

Edipo y la esfinge (1808). Dominique Ingres.
En cuanto veáis el dibujo que presento hoy, comprenderéis por qué he decidido contar la historia de Edipo. Mi pequeña aportación…. Yo también elegí el momento del encuentro con la esfinge. Con diferencia, lo que más me costó del dibujo fue inventar un paisaje para situar a los personajes (y es que no me salía). Tuve que hacer varios intentos hasta que, al final, dejé éste que veis. A la esfinge la situé a la entrada de una gruta; luego, entre los dos personajes, al fondo, dibujé la ciudad de Tebas y a Edipo, le puse con una vara, como pequeño guiño que tiene que ver con la respuesta del primer acertijo. Espero que os guste.    
Edipo y la esfinge (2011). Luis M.G.M.
El artista recomendado de hoy es François Chatier. Siempre me sorprende el virtuosismo de estos pintores. Sobre todo, me gusta la serie titulada Waterworld
Luis M.G.M.

Recuerdos de una etapa: Eric Clapton.

La entrada de hoy es muy especial para mi. Me recuerda a una época muy buena en la que tuve la suerte de colaborar, con mis labores de archivera y bibliotecaria, en una editorial. Allí, desde bien temprano, se ponía música, en concreto, tres CD distintos: un recopilatorio de música sesentera/setentera/ochentera, otro de Il Divo y, por último, el que me marcó: Eric Clapton y su Unplugged de 1992. Es por eso que dedico esta entrada a esa persona que me dejó ayudar, aunque fuera un poquito, a tener una organización de carpetas y papeles varios mientras me descubrió a este gran cantante que, últimamente escucho muy a menudo. Antes de poneros a leer (los que os animéis), os aconsejo lo de siempre: id abajo y dadle al play al vídeo que hay más abajo para que os acompañe en la lectura. Os dejo con la entrada sin más, antes de ponerme más sentimental de lo que estoy... Espero que os guste.

El niño Eric Clapton
Eric Patrick Clapton nació el 30 de marzo de 1945, en Ripley (Surrey, Inglaterra) y jamás pensó que se convertiría en uno de los artistas más respetados e influyentes de todos los tiempos. Hijo de Edward Walter Fryer ─piloto militar de Montreal de 25 años de edad─ y Patricia Molly Clapton ─que sólo tenía 16 años cuando le dio a luz─, creció junto a su abuela, Rose, y su segundo marido, Jack, creyendo que eran sus padres y que su madre era su hermana mayor. No sería hasta cumplir los 9 años cuando Eric se enteraría de la verdad. Este aspecto supuso un golpe en su vida, distanciándose de su familia y del colegio. 

Siempre fue un un niño callado, solitario y, según sus propias palabras, "un niño malo". Su abuela tocaba el piano, por lo que el pequeño Eric se crió rodeado de música. Al cumplir 13 años, le regalaron una guitarra acústica, nada menos que de la marca alemana Hoyer. Al principio, le supuso una gran dificultad tocar el instrumento pero, tras mucha dedicación, se aprendió acordes y emuló música de los artistas de blues que escuchaba. Mientras se dedicaba al aprendizaje musical, trabajaba de obrero junto a su abuelo, ganándose un sueldo.

En 1961, Eric abandonó el colegio para estudiar en el Kingston College of Art. No obstante, fue expulsado debido a que no progresaba lo suficiente en el resto de las áreas del arte, ya que únicamente se centraba en la música. Durante esta época, frecuenta la zona de Kingston, en Richmond (Londres) y, ya cumplidos los 17 años, se unió a su primera banda The Roosters, en la que permaneció desde enero a agosto de 1963. En octubre de ese mismo año, participó en siete conciertos con Casey Jones and the Engineers hasta que, a finales de año, se unió a los Yarbirds, con los que permanecería hasta 1965. 

Posteriormente, se unió a los Blues Breakers de John Mayall, grabando varios discos y ganándose el eslogan "Clapton es Dios", debido a su gran destreza en el blues. Junto a Mayall, también formó parte de Powerhouse, una banda de estudio en la que se encontraban Jack Bruce, Paul Jones, Peter York y Steve WinwoodEn julio de 1966 abandonó a los "Blues Breakers", trabajando junto a Jimmy Paige. Más tarde, formó el grupo "Cream" con Jack Bruce y Ginger Baker, con quienes obtuvo la fama de virtuoso de la guitarra solista. Esto le permitió participar como músico invitado en la grabación de "While My Guitar Gently Weeps" de The Beatles y en "Wonderwall Music", el primer álbum en solitario de George Harrison. En diciembre de 1968, participó junto a John Lennon y The Who, en la grabación del especial de televisión "Rock & Roll Circus" de The Rolling Stones en Londres, aunque nunca llegó a retransmitirse.

En noviembre de 1968, se produce la separación de Cream y Eric Clapton decide crear Blind Faith junto a Ginger Baker, Steve Winwood y Rick Grech, grabando un único álbum. Un año después, durante un concierto en Toronto (Canadá), apareció junto a Plastic Ono Band

Derek and the dominos. (De izquierda a derecha) Eric Clapton,
Bobby Withlock,  Jim Gordon y Carl Radle
En 1970, tras la ruptura de Blind Faith, grabó su primer trabajo en solitario "Eric Clapton", presentándole como un consolidado vocalista. En ese mismo año, formó Derek And The Dominos junto a Carl Radle, Jim Gordon y Bobby Whitlock, antiguos miembros del grupo Delaney And Bonnie. Un año después, en 1971, decidió retirarse a su casa de Surrey para superar su adicción a la heroína, por lo que sus apariciones en público fueron limitadas y esporádicas. Este es el caso del Concierto por Bangladesh, celebrado en agosto de ese mismo año, en el que participaron también George Harrison, Leon Russel, Ringo Starr o Billy Preston. En este concierto, Eric Clapton cayó desmayado en el escenario y, tras ser reanimado, continuó tocando.

En abril de 1972, se publicó el álbum "History Of Eric Clapton" con una recopilación de sus mejores grabaciones con The Yarbirds, Blues Breakers, Cream, Blind Faith, Derek & The Dominos y Delaney & Bonnie. En ese mismo año, también lanzó un sencillo denominado "Layla" con la que tuvo un éxito abrumador y marcó el inicio de su carrera en solitario. Así, le empiezan a llamar Mano lenta, debido a las maravillas que hacía con las cuerdas de la guitarra. Un año después, en enero de 1973, Pete Townshend, miembro de The Who, organizó un concierto con el motivo del regreso de Clapton: el "Eric Calpton's Rainbow Concert", en el que participaron, además del propio Townshend, Ron Wood, Steve Winwood y Jim Capaldi, entre muchos otros. A pesar de todos los esfuerzos, Eric Clapton volvió a recaer en el mundo de la droga.

Al año siguiente, ya se encontraba totalmente recuperado, por lo que reunió a su banda y grabó el álbum "461 Ocean Boulevard". Se trataba de un disco con canciones más simples y con menos solos de guitarra, que incluía la versión "I Shot The Sheriff", de Bob Marley, que le colocó de nuevo en los puestos más altos de las listas de ventas. Fue a partir de ahí, cuando se convirtió en un auténtico fabricante de éxitos, gracias a composiciones como "Lay Down Sally" y "Promises". Además, sus álbumes lograron alcanzar el disco de platino, como "Slowhand" (1977) y "Backless" (1978). 

Eric Clapton se casó con Pattie Boyd el 27 de marzo de 1979, en Tucson, Arizona. Sin embargo, este matrimonio no prosperaría, debido a que en 1985 aparece en sus vidas Ruth Kelly-Clapton, hija de Yvonne Kelly, con la que el artista mantuvo una relación a mediados de 1980. De esta forma, Pattie pediría el divorcio sin haber podido mantener esa relación y sin haber tenido ningún hijo. 

En 1980, publicó su primer álbum en vivo: "Just One Night", grabado en directo durante la gira del álbum "Backless", en un teatro de Tokio (Japón), en 1979. Un año después, en 1981, publicó el álbum "Another Ticket" y su rompedor single "I Can't Stand It". Durante ese año, participó en la grabación de "Face Value", el primer álbum en solitario de Phil Collins.

Ya en 1982, se editó "Time Pieces - The Best Of Eric Clapton", la primera recopilación de los éxitos de su carrera en solitario. Un año después, publicó "Money And Cigarrettes". En 1983 hizo una gira por España, llegando a congregar a diez mil personas en Barcelona. En 1986, Clapton participó en el concierto "Prince's Trust Rock Gala" junto a músicos mundialmente conocidos como Elton John, Rod Stewart o Tina Turner. Ese mismo año editó "August", producido por su amigo Phil Collins. 

Eric Clapton
En 1989, publicó "Journeyman", un álbum brillante, donde destacó el sencillo "Bad Love", coescrito con Mick Jones del grupo Foreigner. Un año más tarde, participó en el mítico Concierto de Knebworth, compartiendo escenario junto a Mark Knopfler, Tears For Fears, Genesis, Pink Floyd, Robert Plant, Paul McCartney, Cliff Richard, Status Quo y Elton John. En este mismo año y tras realizar una gira por varios países africanos, llegó a Madrid para presentar este nuevo álbum. En agosto de ese mismo año, hubo un accidente de helicóptero durante un traslado a un concierto y fallecieron tres miembros de su entorno: su tour mánager, su agente y su guardaespaldas, así como el guitarrista Stevie Ray Vaughan

Y llegamos a 1991, probablemente, el peor año de la vida de Eric Clapton. El 20 de marzo, fallece su hijo Conor, de cuatro años y medio, fruto de su relación con la actriz italiana Lory Del Santo ─con ella no contrajo nupcias─, tras caer del piso 53 de un edificio de Manhattan (Nueva York). Los años siguientes estuvieron marcados por la estabilidad emocional. Eric Clapton puso toda su frustración y aflicción en escribir la canción "Tears in Heaven" dedicada a su hijo. Introdujo una versión acústica de esta canción en su álbum "Unplugged", del mismo año. Por este álbum recibió seis premios Grammy en 1992, entre ellos el de álbum del año y mejor canción de rock del año. Además de "Tears in Heaven", Clapton ha escrito otras canciones en memoria de Conor: "The Circus Left Town" en la que recuerda la última vez que vio vivo a su hijo, "Lonely Stranger" y "My Father's Eyes".

Al año siguiente y tras el gran éxito de "Unplugged", aprovechó para publicar "From The Cradle", en el que volvía a las raíces del blues, además de hacer un homenaje a los grandes compositores del género. Una de las curiosidades de ese disco fue que se grabó en directo, de una sola toma, sin repetir pistas y con todos los músicos a la vez en el estudio. En 1998, publicó "Pilgrim", acompañado de amigos y grandes músicos: Simon Climie, Paul Brady o Paul Carrack, entre otros. Como curiosidad, su hija Ruth Kelly-Clapton, recitó un texto en uno de los temas del disco.

En 1999, salió a la venta el recopilatorio definitivo de su extensa carrera: "Clapton Chronicles - The Best Of Eric Clapton" en el que se incluyeron dos temas inéditos: "Blue Eyes Blue" y "(I) Get Lost". El 26 de febrero de 2001, se puso a la venta "Reptile" un disco que contenía 14 temas, dos de ellos eran instrumentales y el resto, composiciones de Clapton y Simon Climie.

Eric Clapton se casó con su segunda esposa, Melia McEnery, el 1 de enero de 2002. Con este matrimonio ha tenido tres hijas: Julie Rose (2001), Mae Ella (2003) y Sofía (2005).

Unplugged (1992)

El disco es prueba del genio de Clapton y demuestra porque es, sin duda, uno de los guitarristas mas talentosos de su generación. Ya era conocida la afición y escuela de Clapton dentro del género del Blues, pero en este álbum explora las raíces mas profundas de este género. Y lo consigue. El estilo musical de Eric Clapton ha sufrido múltiples cambios a lo largo de su carrera, pero sus raíces siempre han estado profundamente ligadas con el blues. Para un músico, la mejor manera de demostrar su habilidad y conocimiento, es mediante una presentación en vivo. Nada es comparable a una interpretación en vivo, ya que el artista tiene que demostrar sus habilidades para desarrollar su trabajo sin la ayuda particular de un estudio. Si, además, esta interpretación debe ser en acústico, lleva más complicaciones, especialmente para ciertos géneros. En ese momento, el artista debe reinventarse y demostrar quién es.

Tal vez el éxito de "Unplugged", se basa en la capacidad de reinvención. Aquella noche, Eric Clapton acompañado de un grupo de músicos con talento, dieron una clase magistral. La interpretación de Clapton y los astutos arreglos que se hicieron para las canciones: se reinventaron muchas canciones por completo, otras se mantuvieron y, otras, elevaron su calidad en cuanto al éxito original pero dándoles un giro.

Destaca, entre todo el repertorio de canciones de este álbum, "Tears in Heaven", que proyecta una hermosa sensibilidad, resultando desgarradora y reivindicativa a la vez. En definitiva, se trata de una pieza muy personal ─ya hemos dicho más arriba la historia de esta canción─. Esta canción ocupa el puesto 353 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos según Rolling Stone.

"Layla" sufre una metamorfosis completa, y es que en comparación con la versión original ─la realizada en la época de Derek and the Dominos─, pasa de ser una canción con una gran influencia eléctrica a una versión mucho más lenta, pausada y suave. Esta canción fue dedicada encubiertamente a Pattie Boydla bella mujer con la que se casaron tanto George Harrison (1966) como el mismo Clapton (1979), motivo de disputa y distanciamiento entre los músicos y amigos. El título se inspiró en la historia de amor árabe "La historia de Layla y Majnun", del poeta clásico persa Nezami Ganjavi.

Dentro de las baladas, también habrá que mencionar a "Running on Faith" y "Old Love", con una musicalización estupenda, vocalización y medición de tiempos perfectos y, además, ayudan a proyectar una atmósfera de sentimientos espléndida.

"Walkin Blues" y"Malted Milk" son verdaderos himnos del blues americano, que Clapton interpreta mediante su guitarra y su voz, con respeto y gallardía

"Before you accuse me" y "Nobody knows you when you're down and out" son, de la misma manera, otras canciones clásicas que el artista interpreta con gran sentimiento, tocando su guitarra de forma prodigiosa.

"San Francisco Bay Blues", canción con elementos del folk tradicional que está llena de ritmo y se disfruta de los típicos instrumentos de este género musical. 

Es un auténtico deleite que conviene visitar de cuando en cuando. La tónica general de este álbum es, como he dicho anteriormente, darle a cada tema una orientación más íntima, más personal e intensa. Eric Clapton se muestra pleno en las interpretaciones de cada uno de las canciones, glorioso con la guitarra acústica y muy oportuno con la voz. En definitiva, se trata de uno de los mejores álbumes acústicos de la historia y uno de los mejores discos de Eric Clapton, independientemente de su enorme éxito comercial y de sus premios Grammy


Fuentes
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...